30/10/12

SEMILLA DE MALDAD (ESPECIAL LOS MALOS DE LA TELE)


Así como en la actuación dicen que es más difícil hacer reír que llorar, tambien hay gente que sostiene que hacer de "malvado" es más complicado que hacer de "bueno". Y que hacer de "malo" le da, a veces, más brillo al guión y al actor. De hecho, hay varios actores que disfrutan sus roles pérfidos antes que el de "tonto bonachón" cuyas personalidades, a veces, son extremadamente livianas.
Vamos a arrancar el nuevo año en Tele Retro repasando algunos actores que han hecho "las mil y una" en roles recordados:

Mónica Vehil

(Captura de vídeo)

No existe, lamentablemente, demasiado material fotográfico ni biográfico de esta actriz que muchos la recordarán por Crecer con papá, Rosa... de lejos, El infiel y Pasiones, pero que ha dejado huella de una gran malvada en Trampa para un soñador, el teleteatro de 1980 que emitía Canal 9 interpretado por Cristina Alberó y Antonio Grimau. Como "perlita" podemos comentar que en el último episodio, cuando el personaje de Mónica le apunta con un arma a Lito (Grimau), se puede advertir su reemplazo, ya que esa escena la termina grabando Cecilia Maresca. Una verdadera rareza, no es frecuente que durante todo el ciclo el personaje lo componga una actriz y justo la escena final del personaje lo grabe otra.

Luis Aranda

Foto: http://www.gabrielagili.com.ar/pasiones.htm

Corría 1981 y El Rafa era un exitazo en Canal 9. La historia protagonizada por Alberto de Mendoza y Alicia Bruzzo, (con Carlos Calvo haciendo sus primeras armas), tenía un "malvado de rioba". Se trataba de El Rape Varela, interpretado por Luis Aranda.
El rostro de Aranda, debemos decir, ayudaba mucho, una mirada fija, penetrante, y una voz intimidatoria, hacían de este actor un malvado a dedillo de cualquier autor de la época.
Recordado el "sifonazo" que El Rafa le da al Rape Varela en el bar.
Infinidad de ficciones tuvo a Luis como integrante, por ejemplo, Amor Gitano, protagonizado por Arnaldo André y Luisa Kuliok . También sería malvado en Amo y Señor, (repitiendo dupla protagónica), recordado el momento en que el personaje de Arnaldo (Alonso Miranda), le da lonjazos en la espalda en plena selva.
Entre otros trabajos mencionaremos El Precio del Poder, Malevo, Más Allá del Horizonte, Campeones, Señorita Andrea, Andrea Celeste, Nazareno Reyes, Viernes de Pacheco, etc.

Carina Zampini

(Captura de vídeo)

Entró en Por Siempre Mujercitas en 1995, y allí tuvo un importantísimo personaje cuya historia levantó enormemente el ráting de la telenovela. Fue Carla Lucero, malvada doctora que tenía a maltraer a su colega Paula Morales (Viviana Saccone). Lucero trascendió tanto que logró un récord único en las telenovelas argentinas: repitió el mismo en una historia totalmente diferente, como fue Ricos y Famosos en 1997. En su propio Blog Zampini se refiere a su primer personaje en televisión: "En la historia de Mujercitas, había terminado en la cárcel. Pero a Alejandro Romay se le ocurrió llevar el mismo personaje, con la misma maldad, a esta novela. Ahí hice de todo, me tocó matar sin piedad". El personaje en esta trama muere porque compartía cartel con un malvado "peor", del cual hablaremos al finalizar este post.

Marta Albertini

(Captura de vídeo)

Algunos la empezaron a conocer por ser la Idelma de Piel Naranja en 1975, pero Marta Albertini ya había arrancado en 1970 participando de Mi nombre es Martina Sola, el teleteatro de Canal 9. Numerosísima fue su labor en telenovelas (Dos a Quererse, Crecer con Papá, No es un Juego Vivir, Amándote, La Extraña Dama, Chiquilina Mía, etc,) sin contar sus actuaciones teatrales y cinematográficas, pero su rol de malvada fue perfecto para ponerle los cimientos a una telenovela exitosa y recordada: Dos para una Mentira.
Allí, esta actriz nacida en San Carlos, Uruguay, fue Betiana Montalvo, la malvada productora televisiva que mantenía tomado en su puño a Renzo (Marco Estell) mediante engaños y un contrato tramposo.
Su estampa de malvada, su tono de voz sereno y cínico y sus cabellos enrulados, la convirtieron en la década de los ochenta en uno de los íconos malévolos cuando había que buscar uno de ellos.




Miguelángel Suárez


(Captura de vídeo)

Los dos primeros nombres se escriben juntos fundiéndose en uno solo en el caso de este hombre que ha sido, a criterio de quien escribe, uno de los mejores "malvados" que han pasado por la pantalla argentina.
Suárez ya tenía una considerable trayectoria en su país natal, Puerto Rico, cuando llega a la Argentina para grabar Amor Gitano, en 1983, siendo la gran contrafigura del Gitano Renzo (Arnaldo André). Allí Miguelángel fue Rodolfo Farnesio, un tirano déspota que, acostumbrado a hacer lo que quiere, logra que Dolores (Luisa Kuliok, una muchacha de la cual estaba enamorado Renzo) tenga que casarse con él para evitar una dolorosa situación familiar. Farnesio se hace odiar cuando atrapa a Renzo en una actitud galante hacia Dolores y delante de ella y de varias personas lo curte a lonjazos en la espalda. Esa actitud humillante hará que Renzo elabore una lenta y sutil venganza, pero eso es harina de otro costal.
Tras el enorme éxito de Amor Gitano, Suárez es convocado para hacer en 1988 Entre el Amor y el Poder, donde debutaría en un rol protagónico Orlando Carrió, haciendo pareja con Silvia Montanari. El personajde de Miguelángel, en esta novela, tenía la característica de sobrevivir a cuanto accidente ocurriera. Otra gran actuación a la que le siguieron Cuando es Culpable el Amor, en 1985, La Cruz de Papel y Claudia Morán en 1986. Fue productor y escritor y llegó a participar de varias películas, una de ellas fue Under Suspicion, en 2000, junto a Gene Hackman y Morgan Freeman.
Figura querida por los directores, por hacerles "fáciles" los trabajos, muy respetado también por colegas, Suárez contrae cáncer de esófago en 2009 y fallece, dejando una enorme trayectoria actoral.
En Argentina, su papel de Rodolfo Farnesio ha sido, sin dudas, un rol que lo ha catapultado como uno de los "malvados" más recordados....

Hilda Bernard

Foto: bettylafeaecomoda.forumcommunity.net

Actriz argentina, desde su Santa Cruz natal llegó para convertirse en una referente actoral no sólo por su calidad, sino por su vigencia. Una trayectoria muy vasta, desde Los Suicidios Constantes, de 1961 pasando por Malevo, El Amor tiene Cara de Mujer, Un Mundo de Veinte Asientos, Rosa... de lejos, Las 24 Horas, El Camionero y la Dama, Marina de Noche, Mujer Comprado, Pasiones, La Extraña Dama, Antonella, Celeste, y muchas, muchísimas más producciones no sólo televisivas, sino cinematográficas y teatrales también.
Pero será inolvidable el año 1984 para Hilda. Compone Mercedes Escobar, la madre de Clara (Alicia Bruzzo) en La Pobre Clara, que emitiera Canal 11 en aquel año. Su rol fue absolutamente descollante, Mercedes era una madre que tenía a maltraer a su hija, obligándola a la reclusión social y al sometimiento. Este teleteatro fue un verdero éxito, y tuvo como protagonistas a Alicia Bruzzo y Germán Krauss.
Debemos tambien mencionar en esta tira la labor de Néstor Hugo Rivas, hijo de Mercedes, déspota, soberbio y capaz de cualquier cosa por lograr su objetivo.
La versatilidad de Bernard hace que no la podamos encasillar en una "típica malvada" de la ficción, pero su rol, insistimos, descollante en La Pobre Clara, hace que sea necesario mencionarla aquí.

María Rosa Gallo




Foto: http://mariarosagalloar.blogspot.com/
Enorme y talentosísima actriz, ocurre aquí lo mismo que con Hilda Bernard. Su trayectoria es muy vasta pero en este caso la recordaremos por su inolvidable Sor Paulina, la monja malvada de La Extraña Dama.
En este caso, la telenovela funcionaba bien, pero su rol de contrafigura de Sor Piedad (Luisa Kuliok) fue tan poderosa que siempre será recordada su labor.
Repetirá este personaje dentro de la continuación de la saga, sin Omar Romay como productor y ahora con Crustel al comando de todo en Soy Gina. La continuación fue un fracaso en Argentina pero su rol de malvada lo profundizó más, ya que en esta segunda parte de La Extraña Dama, logra vengarse de Sor Piedad tras secuestrarla en gran parte de la tira, y azotarla sin ningún miramiento hasta que el personaje encarnado por Kuliok le pide clemencia entre lágrimas.
Perla Negra, Zíngara, Libertad Condicionada, Usted y Nosotros, Mi Querido Luis, son sólo una ínfima parte de los trabajos que realizó en televisión, además de destacarse en cine y teatro.


Oscar Ferreiro

Foto: http://www.gabrielagili.com.ar/pasiones.htm

El más "bueno" de todos los "malos". Y si decimos "bueno" es porque aludimos a su calidad actoral. Realmente Oscar Ferreiro era un buenísimo actor. Y no decimos esto porque haya fallecido (la famosa "santificación" que a veces da la muerte), sino porque pocos han desempeñado roles del modo en que lo ha hecho él, "haciéndose odiar" en la trama. Dueño de una vasta trayectoria, era déspota y un cínico perfecto.
Ferreiro se hizo conocido a partir de 1981 en la telenovela Stefanía, junto a Silvia Montanari y Jorge Barreiro en Canal 13. Desde allí, una secuencia de novelas que arranca en La Sombra, también con Montanari en 1982 (era el psicólogo que enamoraba a Silvia), luego Amanda y María de Nadie. Pero en 1988, el "eterno malvado de las ficciones" encarna a Ítalo, el malvado criminal de Pasiones, el teleteatro protagonizado por Grecia Colmenares y Raúl Taibo y logra sostener una historia que no fue exitosa en la época dorada ochentosa del canal del Zar Alejandro Romay.
Casi ininterrumpidamente Oscar continúa trabajando en ficciones pero en 1997 se consagrará como el malévolo Luciano Salerno en Ricos y Famosos, la novela protagonizada, en primera instancia, por Natalia Oreiro y Diego Ramos. Salerno es un capo mafia corrupto que está acostumbrado a hacer lo que se le cante. Luego de la salida de la historia de Oreiro y Ramos, en la segunda temporada, pese a contar con nuevos protagonistas (Arnaldo André y Millie Stegman) la trama girará en torno a él. Es uno de los casos en que el protagonista de una telenovela en horario principal es en realidad el malvado (ocurriría en 1992 en El Precio del Poder, con Rodolfo Bebán como Lucio Santini y recientemente con Juana Viale en Malparida, por citar algunos ejemplos).
Según se cuenta, en un momento Arnaldo pidió no compartir escenas con Ferreiro. Pero aquí no nos interesa el saber si era o no controvertido en su vida personal, sino destacar la enorme labor que este actor realizó y aportó para la televisión argentina.
En 2000 encarna en Primicias a un militar alterado psicológicamente (aparece dos capítulos) y en Montecristo, en 2006 será Alberto Lombardo, un apropiador de bebés durante la dictadura militar. En ocasión de aquella actuación, le hicieron un interesante "ping pong" en este sitio: http://luchadores.wordpress.com/2006/10/27/oscar-ferreiro-el-malo-de-montecristo-un-senor-actor/

En cine, se lo "homenajeó" como malvado en la película Tiempo de Valientes, de Damián Szifrón, junto a Diego Peretti y Luis Luque en su rol de Lebonian, en 2005.
Pero para lo que este blog se ocupa, es decir, las décadas del ´80 y ´90, siempre elegiremos a aquel terrible malvado de las telenovelas junto a Silvia Montanari primero, y luego con una extensa carrera que coronó con el Luciano Salerno de 1997. Ferreiro falleció en 2009 (dato curioso, al igual que Miguelángel Suárez) a raíz de una enfermedad incurable.


Desde ya que ha habido en la historia de la televisión argentina muchos malvados en programas de única emisión, o especiales, pero en este post aludimos a quienes en algún momento, se los ha buscado para desempeñar un rol que a veces, termina siendo mucho más valorado que el de "bueno".

Gus
foto portada: http://www.booksofa.com/


Publi Retro: Diportto para revista El Gráfico,
8 de diciembre de 1981 (material propio).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Plantilla creada por laeulalia basada en la son of moto de blogger.