29/8/11

CUANDO LA TANDA SE HIZO PROGRAMA

1984. ATC y 1989. Canal 13. Cuando uno era niño y llegaba la tanda, la misma le parecía algo ploma. Queríamos seguir viendo nuestro programa favorito sin que nada lo interrumpiera. Y así y todo, con el correr de los años, uno observa que al recordar aquellas tandas que emitían en nuestra niñez, la nostalgia brota de lo más íntimo de nuestro ser.
Pero siendo niños o adolescentes, siendo este último caso el que corresponde a quien esto escribe, hubo un momento en que la tanda se hizo programa.
Sí, estamos hablando de El Show del Clío.

Corría 1984 y Julio Lagos es convocado para ser el bastonero de un programa novedoso que presentaba sus bloques cargados de avisos publicitados premiados con el galardón denominado Clío. Pero no estaba solo Julio, a su lado se encontraba Juan Ramón Gujis, representante del Clío en Argentina y además, con una vasta trayectoria en los departamentos de publicidad y promoción de diferentes empresas y como si fuera poco, creador de este programa. El envío tuvo una sola emisión especial por ATC y fue un éxito. Se repitió un año después con similar suceso, bajo el nombre de La Mejor Publicidad del Mundo, para llegar a la pantalla de Canal 13 con algunos especiales más por año, con el título de El Show del Clío.
El ciclo tenía una repercusión inusual, con lo cual, en 1989 comienza a emitirse mensualmente y como el ráting acompañaba, pasó a integrar la grilla semanal de los sábados a la medianoche.
Desde 2008 que en Tele Retro, a los detalles de color, los llamamos "perlitas". Y la que corresponde ahora es todo un hallazgo, material de Roberto Luis Garay, la promo del primer programa de El Show del Clío. Con ustedes, los actores:


La química de la dupla Lagos - Gujis funcionaba a la perfección, Julio había sido en radio uno de los primeros en darle onda a los noticieros de la mañana con su legendario Charlando las noticias, en 1971, donde desacartonaba la información con su tono cálido y cordial.
Gujis, por otro lado, vinculado al mundo del marketing y la publicidad, fue director de la revista Mercado y fundador de El Publicitario, un magazine para el aplauso para aquellos que disfrutamos de las buenas publicidades y además, en 2005, un programa radial.
Sería potable y adecuado que mientras vayamos recorriendo el post, nos acompañen algunas publicidades muy nuestras:



La de Bananita Dolca tenía mucho ritmo, pero la de Tubby es una de las más recordadas, sin dudas, por su pieza gráfica surrealista, por la canción y encima, por lo bien narrada que está la historia: el protagonista, sólo, en una ciudad pesada, termina estando acompañado en una ciudad "soleada". Un buen ejemplo de un aviso que a esta altura de nuestras vidas, no olvidaremos:



El Show del Clío llegó a tener una competencia, un programa que se llamaba El Lápiz de Oro, que mostraba otros comerciales premiados. Pero no había con qué darle a la dupla Lagos- Gujis. El título del programa cambia y se universaliza más, ya no está la sigla del Clío y en 1994 es El Show Creativo, mostrando más variedad de comerciales.
Este programa ha sido, tal vez, uno de los pioneros en mostrar "material retro", ya que uno de los condimentos importantes que poseía era el de mostrar publicidad argentina de los años ochenta, como es el caso del Chocolate Águila:



Julio Lagos no tiene una tradición de sostenerse demasiado en largos ciclos de tevé, sin embargo, estuvo varios años conduciendo El Show Creativo, hasta que deja su lugar en 1994. A partir de allí, Gujis será el bastonero y tendrá un nuevo compañero, Horacio Cabak, quien impondrá la moda de "la barbita candado".
Quien esto escribe disfrutaba el ciclo, pero particularmente había un agrado especial por las publis argentinas, como era el caso de la que vemos a continuación de Jockey, de 1987, con una Susana Romero en su mejor momento (recordemos que era parte del exitazo de No Toca Botón, protagonizado por Alberto Olmedo):



Y desde ya, cuanto más viejas eran las publis, más se disfrutaba. Un clásico, que a la vez es una de mis favoritas por lo pegadizo del jingle y que escuchaba mucho en las transmisiones radiales de La Oral Deportiva, era la de Eveready, de 1983:



Mientras tanto, El Show Creativo era imparable. Gujis tenía química con Horacio y cada tanto se organizaban concursos para cantantes de jingles. Y si había que buscar un jingle, no quedaba otra que acudir a uno inolvidable, el de Tofi:



La publi que vimos fue el retorno del comercial de Tofi de hace unos años, como parte de una campaña de la agencia Leo Burnett, en donde se apuntaba con otros comerciales a los jóvenes, y a los más grandes se los hacía recordar aquel original de la playa. Esos comerciales cerraban por lo general con una voz masculina en off que decía: "Tofi, cuerpo de chocolate, corazón de dulce de leche".
Horacio Cabak, otro co-equiper de Gujis. Según declaró, "Juan me enseñó los palotes de la tele"

Ahora bien: ¿por qué era el caballito de batalla del concurso de El Show Creativo?. Porque sin dudas, para muchos ha sido uno de los jingles mejor interpretado de nuestra publi. Y la artifice de ello era la cantante Marianella.
Marianella llegó a integrar la formación original de Mesa de Noticias, fue la primer recepcionista (antes de Patsy) y era dueña de un caudal de voz enorme.
No hay muchas imágenes de Marianella en la web, pero pudimos hallar un foto medianamente actual:

Marianella, "la voz" de los jingles en Argentina-

Esta mujer ha sido considerada como una de las mejores intérpretes de jingles de la historia de la publicidad argentina. Ha cantado jingles desde 1976, entre otros, pertenecientes a las publis de Seven-Up, Aerolíneas Argentinas, Beldent, Pepsi, Gancia, Cinzano, Tofi, Coca Cola, Clight y varios más. Además, fue ganadora, en 1981, del Festival OTI de la Canción. En televisión también ha interpretado una de las cortinas de Las Chicas de Enfrente (Canal 13, 1998) y ha tenido una extensa trayectoria teatral en los últimos años, como cantante protagonista.
Volviendo al programa, El Show Creativo continuó durante varios años más, pasando por otros canales y diluyéndose junto con un tipo de tele que parece haber quedado un poco olvidada. Lo último que sabemos es la continuación del programa por la señal de cable Magazine.

Gujis junto a Hernán Drago en una de las últimas etapas del programa.

¿Qué le sucederá a la televisión abierta que no apuesta por este tipo de programas que realmente entretienen sin llegar a lo grosero y de mal gusto?. La respuesta quedará solamente, en nuestras conclusiones personales... Yo, por el momento, los dejo y me voy a caminar por allí, aprovechando que estoy en una ciudad soleada...

Gus
Post dedicado a los amigos de Resiste un Archivo y Culto Zeta, por compartir en sus blogs material de archivo nostálgico y emotivo.
Fotos: de la web y propias



1/8/11

NO LE SALÍA UNA


Hace algún tiempo redactamos un post sobre la huella que Hanna-Barbera han dejado en nuestras meriendas infantiles. Y en aquel momento, señalamos que uno de esos dibujos allí mencionados merecía un post propio. A dos años y medio de aquel artículo, podemos redoblar la apuesta y centrarnos no sólo en ese dibujo, sino en sus dos protagonistas.
Suenen redoblantes, trompetas y triangulitos, con ustedes: Pierre Nodoyuna y Patán.



La acción de estos dos personajes que con tanto cariño recordamos la podemos hallar en nuestra memoria a través de dos ficciones (harían más pero eso lo mencionaremos luego): Los Autos Locos y El Escuadrón Diabólico.
La gran perla al realizar este post fue descubrir que Pierre realmente "existió", es decir, está inspirado en un personaje interpretado por Jack Lemmon en la película "La Carrera del Siglo", de 1965.

El personaje de Jack eraa El Profesor Fate, quien le tenía una terrible envidia al magnífico acróbata Leslie, encarnado por Tony Curtis. Precisamente Leslie es convocado por la automotriz Webber, para que los ayude a demostrar su superioridad en materia automovilística conduciendo un vehículo en la gran carrera a desarrollarse entre Nueva York y París. Fate se anotará en dicha carrera y durante la misma, con la ayuda de su colaborador Max (Peter Falk), intentará sabotear de todas las maneras posibles a Leslie.
Es por demás recomendable ver esta peli dirigida por Blake Edwards.
Pero volviendo al tema en cuestión, lo curioso de Los Autos Locos es que Nodoyuna poseía, tal vez, el mejor de los vehículos: una Súper Ferrari.
Los autos participantes eran once, a saber:
- Con el Número 00 corría el mencionado Pierre (su nombre en ingles era Dick Dastardly) junto a su inseparable Perro Patán (Muttley). Una dupla inolvidable.
- Piedro y Roco, o lo que es lo mismo decir, Los Hermanos Macana, conducían el número1. Y por lo general, salían segundos. El vehículo era prácticamente una roca con ruedas y ambos hermanos resolvían todo con la ayuda de sus garrotazos.
- Los Tenebrosos conducían El Espantomóvil, con el número 2. El vehículo terminaba con un campanario en lo alto donde habitaba un dragón, quien a la vez, ayudaba a que el auto volara con sus alas.
- Uno de los personajes más recordados comandaba el vehículo número 3: El Profesor Locovitch. Este personaje por lo general lograba que su auto se convirtiera en lo que deseara, ya que era un gran inventor. En más de una ocasión ayuda a Penélope Glamour a zafar de alguna trampa de Pierre. En Argentina, el técnico de fútbol Carlos Bianchi fue "bautizado" como "Locovitch" debido a su gran parecido con este personaje.


- Una extraña fusión entre auto y avión es el número 4, El Estuka Rakuda. Su bastonero era siempre el Barón Hans Fritz, un personaje que aludía ligeramente al Barón Rojo de la Primera Guerra Mundial, Von Ritchofen. Si bien Fritz es el ganador de la primer carrera de Los Autos Locos, era difícil verlo obtener un triunfo.
- Uno de los personajes más recordados de Los Autos Locos es, sin dudas, Penélope Glamour. Penélope llevaba el número 5 con su Compact Pussycat, de color rosa y con brazos mecánicos que la ayudaban a maquillarse pero a veces lograban estropicios ante otros corredores. Pedro Bello es su enamorado. Glamour tuvo tanta repercusión que logró su serie propia "Los peligros de Penélope", bastante floja por cierto.
- El Súper Chatarra Special llevaba el número 6 y lo conducían el Sargento Blast y el Soldado Meekly. El Súper era una especie de jeep-tanque. Era muy frecuente verlo al Sargento disparar el cañón.
- Y llega el turno del número 7 y allí hallamos a La Antigualla, a cargo de Mafio y sus Pandilleros. Un verdadero clan mafioso y torpe a la vez. Estos personajes aparecen más de una vez impulsando el auto con sus propias piernas, ya que los mafiosos eran 7.
- El Alambique Veloz llevaba el número 8, los bastoneros eran Lucas y el Oso Miedoso. El Auto funcionaba a estufa.
- Y habíamos mencionado a Pedro Bello como el amor de Penélope. Éste llevaba el número 9 en El Superheterodino. Pedro encarna al típico "galán" de la historia que corre a socorrer a su enamorada.
- El Troncoswagen estaba a cargo de Brutus y Listus, llevaba el número 10 y estos personajes estaban entre los más violentos de la serie. Las ruedas eran sierras.

El dibujo llevaba a la emoción permanentemente, porque a veces, parecía que Pierre lograría salirse con la suya pero a último momento Patán, sin proponérselo, le desbarataba los planes, o simplemente las cosas se le daban vuelta.



El éxito fue arrasador y la dupla Pierre-Patán tuvo continuidad en El Escuadrón Diabólico (conocido también como Atrapen al Palomo).

En esta ocasión, Pierre, Patán, y los pilotos Tontín y Tontón perseguían a un palomo que llevaba consigo mensajes del "enemigo". Si bien no se dan detalles precisos, la referencia a un universo bélico es inevitable.



Con el correr del tiempo la fórmula continuó repitiéndose, como en el caso de Yogui y la Búsqueda del Tesoro, donde el popular oso, junto a otros personajes de Hanna-Barbera buscaban, en equipo un importante tesoro al que Pierre, con la complicidad de Patán, trataba de sabotear. También esta dupla aparecería en Yogui y sus Amigos, pero esta vez Nodoyuna en el rol de espía.
¿Similitudes posteriores? Sí, por supuesto. Las comparaciones son inevitables en el caso del Barón Temor de las Olimpíadas de la Risa, quien encima, tenía un perro similar a Patán de nombre Risitas (quien llegaría tener su serie propia)
Pero no hubo ni habrá como Pierre y Patán en Los Autos Locos o El Escuadrón Diabólico. En este caso Nodoyuna, si bien cometía muchas fechorías, en un momento dado lograba que nos diera ganas de verlo triunfar en alguna carrera, un caso muy parecido al de El Coyote o Silvestre. Esta identificación no nos "une al malvado" ni a sus procederes, sino a la simpatía que nos despertaban estos queridos personajes que nutrían nuestra infancia con entretenimiento y mucha diversión

Gus
Imágenes de la web


Publi Retro: Aventuras de Hijitus en Radiolandia 2000, 19/5/72
(gentileza Rubén Carrera)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Plantilla creada por laeulalia basada en la son of moto de blogger.