17/11/09

EL SEÑOR TELENOVELA


En cierta ocasión, alguien le preguntó a Felipe Alberto Milletari, cuáles eran las máximas a la hora de escribir un teleteatro. Milletari respondió así:

1. Contar historias que rescaten nuestra cultura y nuestra identidad.
2. Dar realismo y velocidad a las escenas con el empleo de la cámara al hombro.
3. Manejar bien la relación autor-actor.
4. Permitirles a los personajes que sueñen.
5. Elegir buenos actores.
6. Crear acertadas combinaciones entre personajes.
7. Tener buena relacion entre el productor y su equipo.
8. No copiar telenovelas de afuera.
9. Saber que un libro de televisión es una pequeña pieza literaria.
10. Elegir bien los títulos. No excluir a los hombres.

Pero un día,
Felipe Alberto Milletari salió de su casa y recibió un baldazo de agua por parte de una vecina, quien le gritó “asesino”. Un ciudadano común y corriente, hubiera sido detenido, al menos, por ser sospechoso de un crimen. Sin embargo, no era un ciudadano común. Felipe Alberto era Alberto y Milletari, Migré. Esa situación se había vivido luego que el día anterior, muchísimas personas vieron sorprendidas, cómo morían Clara y Juan Manuel, los protagonistas de “Piel Naranja”.
Y hablando de esta novela, es que arrancamos el homenaje a Don Alberto Migré. Su trayectoria es muy vasta y se puede hallar en la web. La intención de este post es rescatar algunas historias que han impactado mucho en las décadas del '80 y '90, con la excepción de dos que son de los años '70 pero que han sido arrolladoras e inolvidables.

Piel Naranja (1975)

Canal 13. Un marido impotente, luego de un accidente, Joaquín Salazbau (Raúl Rossi). Su segunda mujer, mucho más joven que él, Clara Romero (Marilina Ross), no es feliz, se desempeña como una oscura cajera en la tienda de ropa de su marido, pero un día conoce al almacenero Juan Manuel Alinari (Arnaldo André) quien primero tiene un fugaz romance con Marilí Salazbau (María del Carmen Valenzuela). El otro hijo de Joaquín es Quelo (Raúl Taibo). Con Clarita, por lo ya expuesto, no han tenido hijos. La irrupción de Alinari en la vida de Clara le mueve el piso y el corazón. Luego de muchas idas y vueltas, Joaquín descubre la relación y comienza una persecución que provoca un ráting altísimo en la telenovela. Los últimos episodios contenían una adrenalina poco vista en las tiras de la época. Todo el mundo quería que Clara y Juan Manuel fuesen felices. Pero no pudo ser.
Joaquín los encuentra y los mata a balazos, para instantes después, fallecer él de un ataque al corazón.
La gente no estaba acostumbrada a este tipo de finales y muchos se sintieron desilusionados con este final, que para mí, es uno de los mejores de las telenovelas argentinas. Clara y Juan Manuel terminan en el suelo, agonizando, tomados de la mano, él aún diciéndole "señora Clarita", se aprietan bien fuerte los puños y fallecen, ante la mirada incrédula de Joaquín, quien antes de morir seguramente presiente que ni la muerte podrá separar esas dos medias medallas.
Hay actuaciones para el aplauso en esta novela, como la de China Zorrilla, como la madre de Clara, metida, chanta y graciosa, puso de moda una frase; "Mamita sabe"; Antuco Telesca, como el sereno de la tienda; Raúl Taibo, como el hijo que intenta poner freno a las actitudes déspotas del padre pero que no puede poner freno a su inestable vida; María Valenzuela, la adolescente rebelde y caprichosa; José María Langlais, el médico de la familia, enamorado de Clara; Pablo Codevilla, el inseparable ladero de Juan Manuel; Marta Albertini, haciendo sus primeras incursiones de "malvada"; Haydee Padilla, una de las vendedoras de la tienda dándole gracia a las escenas, y muchos actores más de primer nivel.
Como detalle, podemos observar este vídeo en donde Juan Manuel, como novio de la hija de Joaquín, asiste a una reunión familiar. Escuchen cómo Migré marca los pensamientos de cada uno de los asistentes. Juan Manuel no puede evitar quedarse encandilado ante la esencia de Clara, sufre porque ella está con otro, pero la siente suya:



Como una manera de compensar a su público, Don Alberto realizó en 2004 la segunda parte, también por Canal 13, Piel Naranja, años después, en donde vemos que Alinari sobrevivió a las balas pero que no deja de recordar mediante alucinaciones, a Clara quien sí ha muerto.
La secuela no funcionó, se generó una controversia entre Migré y la productora Cuatro Cabezas, los tiempos habían cambiado y la productora, según contaba el propio Alberto, tomaba decisiones en las que él no estaba de acuerdo. A partir de allí, Migré sintió que su alma estaba siendo "maltratada" y falleció con la tristeza y añoranza de viejos tiempos y el desencanto de los nuevos. Acompañaron en este secuela a Arnaldo, China Zorrilla, Pablo Codevila, Leonor Benedetto, Diego Olivera y Carla Pandolfi, la ganadora del reality Show en donde Migré era jurado y buscaban a una actriz para dicha novela.
¿Por qué decimos que Don Alberto buscó compensar a su público?. Porque en el final, Alinari, quien a esta altura es dueño de un vivero en Escobar, conoce a una clienta y queda cautivado por su belleza y le hace recordar a Clara. Esa clienta no es otra que Marilina Ross, en la piel de otro personaje, pero en la piel naranja de Juan Manuel...

Rolando Rivas, Taxista (1972-1973)

Canal 13. Don Alberto Migré le ofreció esta historia al Zar, Alejandro Romay, pero éste la descartó y no confió en que un actor de reparto como C. García Satur pudiese ser protagonista. Migré tomó sus cosas y se mudó a Canal 13.
Hasta el día de hoy Romay debe lamentarse de lo que se perdió, pues el éxito fue descomunal.
Rolando Rivas, taxista, contaba la historia de un taxista
(García Satur) que se enamora de una chiquilina millonaria y caprichosa, Mónica Helguera Paz (Soledad Silveyra), pero la historia abarcó muchas cosas más, como bien señalaba Don Alberto:"Era una historia de la calle, con los problemas de la gente que sale de la clase alta para pasar a la clase media y media baja, en cuanto a territorio y sensibilidad, donde en vez de mostrar Avenida del Libertador, que es muy linda, mostrábamos el Pasaje San Ignacio, que que también es muy bonito, pero queda en Boedo".Y así era, en Rolando Rivas... se respiraba aire de Buenos Aires. Habían pasado varias novelas en donde se hacía referencia a París o a lugares un tanto alejados. El gran mérito de Migré fue no sólo hacer sentir como bien propia a una novela en cuanto a su idiosincracia, sino que captó al público masculino, uniendo así a toda la familia frente al televisor en pos de una historia romántica.
Luego de varias desavenencias, Rolando logra casarse con Mónica, pero cuando se planeaba una segunda temporada, Silveyra no acepta continuar y pasa a protagonizar Pobre Diabla, otra historia de Migré. Es así que de todas maneras se continúa con la novela y se convoca a Nora Cárpena, quien se mete en la piel de Natalia Riglos Arana, quien, con su hijo Quique (Marcelo Marcote) harán que Rolando olvide, al menos por un tiempo, a Mónica.
Actuaciones para el aplauso: Muchísimas. Nos quedaremos cortos, pero debemos destacar a Guillermo Rico, María Elena Sagrera, Víctor Hugo Vieyra, Mabel Landó, Antuco Telesca, Pablo Codevila, Leonor Benedetto, Miriam Antelo, Beba Bidart, Carlos Artigas (Cortito), Ovidio Fuentes, Eva Dongé, Santiago Gómez Cou y un joven Arnaldo André.
Hubo una remake en 1988 con Gustavo Garzón, Carolina Papaleo y Liliana Weimer, en Canal 9 (la revancha de Romay), de nombre "Ella contra mí", y una brasilera llamada Antônio Alves, taxista, en 1996.
Durante la primer repetición de la telenovela, se censuró la parte en donde el hermano de Rolando muere asesinado por ser guerrillero. Es que dicha repetición, en 1979, abarcaba un gobierno militar que comenzaba a meter tijeras de censura.
Pero mucha gente se había quedado desencantada con que Rolando no fuera feliz junto a Mónica. Cabe la pregunta: ¿Nuevamente Don Alberto habrá querido compensar a su público?. Porque en 1974 se realiza la película de Rolando Rivas, taxista, y en la historia, Rolando quedó viudo de Natalia, quien murió en un accidente de autos, y en una incursión a Ezeiza junto al hijo de ésta, Quique, se reencuentra con Mónica, quien ahora es azafata tras haber quedado en la ruina.
La película es MUY BUENA, mantiene el ritmo de una novela de Migré pero muy condensada, no deja lugar al respiro y otorga mucho suspenso.
Una nueva revancha para un final amargo, ahora sí, Rolando y Mónica, comieron perdices...
Como perlita, el tema de la novela, "Taxi Mío", interpretado por Carlos Paiva, uno de los mejores tangos que se han escuchado, en donde se muestra el sentir de un Buenos Aires que se ha ido perdiendo.



La Cuñada (1987)

Canal 9. Un exitazo. María del Carmen Valenzuela, con cierto aire a Rolando Rivas, se pone en la piel de una conductora de taxis, en una empresa de radio taxis, y dos hombres pelearán por ella, los personajes interpretados por Gustavo Garzón y Daniel Fanego. Ganará Fanego, pero años después, Gustavo se tomará revancha en "Chiquilina Mía", obteniendo el corazón de Chiqui (Margarita Ross).
La Cuñada contó con las excelentes actuaciones de Ana Maria Campoy, Esther Goris, Carlos Mena, Fernando Lúpiz, Eleonora Wexler, y Patricia Palmer.

Sin Marido (1988)

Canal 9. Una historia muy bien escrita. Una mujer, Julia, (Patricia Palmer, quien se había destacado en La Cuñada y en Libertad Condicionada), gracias a la poca capacidad de brindarle amor por parte de su marido (Carlos Mena), creía ser frígida. Su hijo (Gabriel González Abad, el "Canuto" de "Señorita Maestra" es inválido y ella recurre a un fisioterapeuta Bruno Baldi (Gustavo Garzón) del cual, además de enamorarse, descubrirá que no es frígida. Pero además de esto, también encontrará que su marido millonario mantenía una relación homosexual con otra persona.
Esta es otra telenovela que no tiene un final feliz, ya que finalmente Julia y Bruno se unen y viven juntos, pero a ella le detectan un cáncer terminal provocado por una terrible violación que le infringió su marido en un arrebato de violencia, y muere. Antes de fallecer, dejó una fundación que manejará Bruno junto a su hijo. Este tipo de historias mostraban a un Alberto Migré sin tapujos ni reparos para tratar temas de índole sexual comunes pero tapados muchas veces por historias pacatas. Hay otra novela de Migré con final infeliz, llamada "Sola", protagonizada por Zulma Faiad y el cantante de tangos Francisco Llanos. En el último episodio Llanos muere en un accidente de aviación. Fue muy destacada la actuación del tanguero en esta tira.

En realidad, un post no alcanza para hablar de Don Alberto Migré. Hay muchas novelas más, como Dos a quererse, Altanera Evangelina Garret, Adorable Profesor Aldao, Inconquistable Viviana Hortiguera, Pobre Diabla (con Arnaldo André y Soledad Silveyra y dos versiones más, una de ellas con Osvaldo Laport y Jeannette Rodríguez que juntó a las dos protagonistas de Amándote, la otra es Carolina López que estaba en el elenco), Pablo en nuestra piel (Valenzuela - Puig), Un Hombre como vos (García Satur), Amor Prohibido (Verónica Castro), El Hombre que amo (Germán Krauss - Silvia Kutica), Fiesta y Bronca de ser joven (Laura Novoa), Inconquistable Corazón (Pablo Rago - Paola Krum), Leandro Leiva, un soñador (Miguel Angel Sola), y varias más.

Pero hubo una que marcó la década del noventa. A veces tiene más éxito una canción que la historia y viceversa. En este caso, tanto la canción de la telenovela como la historia fueron un exitazo, y al recordar ese tema interpretado por el Paz Martínez, nos transportamos a un mundo donde Carolina Papaleo y Raúl Taibo comienzan a amarse en:

Una Voz en el Teléfono (1991)

Canal 9.
Lautaro (Raúl Taibo) es un compositor prestigioso que pierde en un accidente a su mujer. Desesperado y abatido, se entrega a la bebida y deja de lado a su pequeña hija. Su padre lo interna en un centro de rehabilitación para alcohólicos. Ana (Carolina Papaleo), es una chica que tuvo una infancia horrible, llena de maltratos y pobreza. Una dama caritativa la interna en una institución que la reencauzará. El Centro de alcohólicos y la institución están enfrente uno del otro, pero ni Lautaro ni Ana se conocen físicamente, sólo lo hacen por el mágico teléfono.

Según decía Don Alberto Migré, el teléfono "salvaba más de un decorado", por eso la predilección de este autor por el salvador aparatito. Esta novela fue la remake de otra llamada 0597 da ocupado, de 1963.

Para finalizar, la recordada canción de la novela:



Algunas declaraciones de Migré sobre Alejandro Romay: "Yo me reconcilié con él cuando, durante la ultima entrega de los premios Martín Fierro, admitió no haber escrito nunca ni una sola línea en su vida. Pero igual, cómo jodió durante quince años con el cartelito: "Idea A.R."... "
Lo que siempre me llamó la atención de Don Alberto Migré,fue la recurrencia en algunos nombres y apellidos que comenzaban con la misma letra: Rolando Rivas, Andrés Acuña, Nestor Najera... Un estilo muy propio...
El 10 de marzo de 2006 falleció durmiendo. Según dicen, es la "muerte de los justos". Horas antes, hacía su gran pasión, los radioteleteatros. Desde aquí, una propuesta para que vuelvan tanto esos radioteleteatros tan queridos, como también que algún Canal lo tenga en su grilla con un homenaje permanente, emitiendo esas historias cada vez más lejanas, pero cercanas al sentir de hombres y mujeres...

Gus
Imágenes: "El Libro de Oro de nuestra televisión", sitios web de Marilina Ross y Patricia Palmer, Revista Tv Guía aniversario.




Publi retro: La llama que llama (1998)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Plantilla creada por laeulalia basada en la son of moto de blogger.